Apuntes de una Copa

El Barça campeón. Quién lo diría hace una semana. El efecto Pesic fue determinante. El veterano entrenador después de un tiempo sin entrenar, fue repescado por las urgencias que el club blaugrana padecía. Su anterior entrenador, Sito Alonso, después de la sublime reacción de sus exjugadores, se estará preguntando qué teclas no dio para que su equipo rindiese como en esta Copa del Rey. Aquello ya es historia, y hoy el Barça tras algunos años de sequía vuelve a ganar un título.

El Madrid luchó como un campeón. No estuvo bien ofensivamente hablando, demasiado bote y demasiada dependencia de un Doncic que necesita, no una cura, sino un baño de humildad. A pesar de su mal juego fue remontando y tuvo el último tiro con polémica incluida. Felicitar al Barça, y también al Madrid por su esfuerzo hasta el último suspiro.

Algunos nombres propios que se me quedan de esta Copa: Heurtel, el base francés fue declarado MVP de la competición. Para mí, Pau Ribas fue mejor. Las pérdidas de balón de Heurtel, casi le cuestan la final. Oriola, una demostración de liderazgo dentro del equipo, esfuerzo, lucha constante, aportando en muchas facetas del juego. El Barça tiene en él, una referencia ganadora. Victor Claver, siempre criticado por sus “ausencias” durante el juego, fue clave en el triunfo de su equipo. Y alguno más, como Sanders, un portento físico y técnico con necesidad de un mayor autocontrol. Si lo consigue, será imparable.

Por lo demás, apuntar el hecho histórico de que dos equipos canarios estuvieran presentes en unas semifinales. ¿Se imaginan dos equipos andaluces en esas circunstancias?, por soñar que no quede.

Unicaja sigue sin superar la maldición del primer partido. Compitió a un excelente nivel y lo tuvo muy cerca, pero no supo ganar. Demasiadas pérdidas para tener a un Madrid enfrente que en esos momentos decisivos se siente dominante. Alguna decisión polémica arbitral también restó alguna opción, pero cuando juegas este tipo de partidos contra los grandes, sabes que hay un peaje a pagar.

Unas semifinales sin Baskonia, Unicaja o Valencia, llama poderosamente la atención. Estos equipos, alternativas frente a los grandes de siempre, les faltó convicción para superarlos y superarse. No fue así. Disfruté de la Copa del Rey en directo. Un enorme espectáculo de nuestro deporte. Una ciudad, Las Palmas, volcada con el evento, para que todo el mundo se sintiera como en casa. Un crisol de aficiones unidas pero no revueltas, premio para la de Baskonia, impresionante demostración de afición a su equipo, seguida de cerca por la de Unicaja. Dos aficiones que da gusto ver cómo animan, se entregan y se divierten por sus equipos.

Participé como ponente en un clinic organizado por la ACB y AEEB. Disfruté del rato que compartí con jugadores, entrenadores, padres y aficionados que acudieron a verme, explicando ciertas ideas sobre el juego. Mi agradecimiento por la acogida, el afecto y el respeto que me mostraron.

Pinceladas

  • Málaga C. F. Me llama la atención las lágrimas de algunos jugadores al finalizar los partidos. Parece como si se estuvieran despidiendo por capítulos de la primera división, y no, hay mucho por jugar. No deben olvidarlo, las lágrimas al final de temporada, ahora no corresponden, ahora a luchar.

También puede interesar

Dejar un comentario