Enviado por Javier Imbroda en
Artículo semanal publicado en Diario Sur

El Málaga C.F., lleva dos empates contra rivales que probablemente en otro momento de necesidad, los hubiera superado. Desde que se alcanzó la tranquilidad que supone, obtener los puntos necesarios para mantenerse después del sufrimiento inicial, da la impresión de que el equipo ha soltado lastre de tensión. Es lógico pensar, que el arranque de competición fue duro de llevar, una losa anímica, difícil de gestionar. Asomar la cabeza por encima de los puestos de descenso, produce angustia. Las derrotas conllevan dudas, inseguridad. El club con cambios de sus principales directivos, tampoco ayudaba a generar unos mínimos de estabilidad fundamentales para afrontar una exigente y compleja competición.

El equipo por sí mismo, fue saliendo de esa situación desesperante con matrícula de honor, hasta poder respirar a falta de unas cuantas jornadas para el final. Pero a partir de ese momento de respiro, las voces expertas del vestuario, avisan sobre la conveniencia de seguir compitiendo para acercarse a puestos europeos, una quimera hace nada. Pero no todos tienen esa fortaleza mental que implica, querer más. Seguir dando pasos hacia delante. También es un magnífico filtro que te ayuda conocer mejor a los integrantes de tu equipo. Quiénes tienen una mentalidad de crecimiento, mejorar, y quiénes, se conforman con cumplir con el guion establecido.

Quedan unas jornadas por delante. Nuevamente el equipo y sus integrantes, se pondrán a prueba para comprobar, una vez conseguido el éxito de la permanencia, con qué mentalidad competirán este tramo final. Una interesante prueba para conocerse mejor.

 

Pinceladas

·        300. No es el título de la afamada película sobre los espartanos, pero casi. Unicaja se despide de la máxima competición continental, tras 15 temporadas consecutivas formando parte de ella, y 300 partidos disputados. Una cifra solo al alcance de los equipos europeos más cualificados. Este momento que puede ser considerado triste, también puede transformarse en una oportunidad. Solo hay que verlo. Como se suele decir, un punto de inflexión. Han pasado 20 años desde el debut del equipo en esta deseada competición. Esa sana ilusión inicial que representaba estar entre los mejores de Europa, da la impresión de haberse diluido con el paso del tiempo. Y pienso, que es un buen momento para la reflexión, detenerse y hacerse un par de preguntas: ¿dónde quiero estar?, y ¿cómo quiero hacerlo? Todos luchamos para ganar, obtener los mejores resultados, ¿quién no? La cuestión radica, ¿qué camino elegir? Reflexionen y respondan.

·        Champions. Momento de la verdad. Admirable lo que Simeone lleva cosechado con su equipo, sin atisbar ningún síntoma de aburguesamiento. Siguen luchando, sin tener los mismos medios que los dos grandes, por superar metas que parecen imposibles. Cerca de la liga, y cerca aunque complicado, de superar al campeón en Champions. Con estas líneas delato mis deseos. Veremos.

·        Media maratón. Récord de participantes en la carrera decana de la ciudad en estas distancias. Impresionante estampa que hace de Málaga para los amantes de estas pruebas, un lugar privilegiado y deseado. Miles de participantes, venidos de todos los rincones, tienen señalado en su calendario, esta carrera. Los hermanos Sarriá, José Luis Hernández y demás, siguen haciendo más grande este reto. Enhorabuena.

Tags: