Enviado por webmaster en
Artículo publicado en Diario Sur. Autor: Enrique Miranda

Aunque lleva más de una década dedicado profesionalmente al baloncesto y las últimas tres temporadas ha estado al frente del equipo más veterano de la LEB Oro, el Melilla Baloncesto, no ha sido hasta ahora cuando su nombre ha empezado a sonar a nivel nacional. Alejandro Alcoba ha logrado todo un hito para el baloncesto en Melilla, al conseguir su primer ascenso a la ACB, tras 20 temporadas en la segunda competición nacional.

El técnico melillense está muy vinculado con Málaga, ya que entrenó al C.B. Novaschool en la temporada 2012-2013 y además es familiar del que fuera seleccionador nacional y entrenador del Unicaja, Javier Imbroda (hijo de la mujer de su hermano Juan José). «Estoy viviendo un sueño», aseguró Alcoba en declaraciones a este periódico. «Es todo tan perfecto que parece el guión de una película americana», bromea. «Siempre soñé con ser el entrenador del equipo de mi ciudad, lo he conseguido después de dar muchos pasos adelante y atrás y este año he podido trabajar con una plantilla competitiva con la que hemos podido lograr el ansiado ascenso a la ACB», asegura.

El Melilla derrotó por la vía rápida al Peñas Huesca en la eliminatoria final de la LEB Oro y se ha ganado el derecho, junto al Quesos Cerrato Palencia, de subir a la máxima competición nacional, algo que no será fácil, por los estrictos requisitos económicos que impone la ACB. «Viendo todos los antecedentes que hay, con todos los equipos que no lograron ascender pese a ganárselo en las pistas, hay motivos para ser negativos, pero yo soy optimista. Estoy viendo a la Ciudad Autónoma y al club muy unidos, aunque sé que será muy difícil», admite.

El técnico, a sus 37 años, puede decir que ha hecho prácticamente de todo en el equipo de su ciudad. «Empecé siendo delegado y preparados físico, después fui tercer entrenador y luego segundo», asegura. Después, de la mano de Javier Imbroda, Alcoba se marchó a Málaga para ser el entrenador del Novaschool en la Liga EBA. «Jugamos los ‘play-off’ de ascenso a LEB Plata y disfruté mucho en Málaga. Para mí fue una manera de consolidarme, de prepararme para ser primer entrenador», relata.

El entrenador admite la influencia de Imbroda en su trayectoria, al que considera el «mejor entrenador español que ha habido». «Ha sido un referente desde pequeño, un espejo al que mirarme. He estado con él en muchos campus y siempre he aprovechado para escucharle, para aprender de él. Aprovecho que lo tengo cerca y siempre que tengo dudas lo llamo. Es una referencia importante y ojalá pueda a llegar a ser la mitad que él», asegura.

«Estoy muy feliz por Melilla y por él», dice por su parte Javier Imbroda. «Venía a mis campus en Marbella cuando era niño y después como entrenador, hasta que fue director», explica el exseleccionador nacional. «Lo que ha hecho mi sobrino con el equipo esta temporada es muy importante y me emociona pensar que alguien de mi familia pueda seguir mis pasos», dice Imbroda. «Él es un técnico muy preparado, pese a que todavía es joven, pero sí es cierto que he intentado ayudarle en algunas ocasiones. Me llama o me manda mensajes y hablamos. La última vez recuerdo que fue durante las semifinales de los ‘play-off’, charlamos antes del tercer partido y le ayudé a que se relajara. Ganaron por 20», recuerda.

Para Imbroda, ver que su sobrino triunfa en el baloncesto nacional le hace recordar sus inicios. «Las circunstancias son distintas, pero me veo reflejado un poco en situación. Espero que puedan subir a la ACB, sería muy bonito», concluye.

 

Tags: