Enviado por Javier Imbroda en

Hace un tiempo, el conocido periodista deportivo José Joaquín Brotons, me llamó para pedirme autorización con el deseo de titular su libro sobre Jorge Garbajosa con una frase que acuñé sobre él cuando entrenaba a la Selección Española: "el lider silencioso". Así fue.


Recuerdo que estábamos preparando el Mundial de Indianápolis'02 en Málaga cuando Pau Gasol se nos lesionó en los primeros días. Este enorme contratiempo no impidió que siguiéramos creyendo en nosotros. Disputamos el primer partido de la preparación contra Rusia. Vencimos y Garbajosa hizo un gran partido, sin aspavientos, sin rechistar. En la posterior rueda de prensa, lo catalogué como "el lider silencioso", así lo sentía. En un equipo donde los focos apuntaban a Pau, Navarro, Raúl López, Felipe Reyes, Jorge desde un segundo discreto plano, lideraba al equipo con gran efectividad sin esperar el reconocimiento.
Conocía su rol, y sabía sacarle el máximo rendimiento para ofrecérselo al equipo. Un lujo de jugador y de persona.
Desde ayer es el nuevo Presidente de la FEB. Sé que intentará de nuevo desviar los focos hacia las verdaderas estrellas masculinas y femeninas de nuestro deporte, aunque en esta ocasión le costará más. Su figura representa respeto a nivel internacional, sensibilidad hacia los jugadores/as, conocimiento y comprensión con el resto de estamentos que conforman nuestro deporte, y en cuanto a gestionar, ojalá acierte en la composición del equipo de colaboradores que le ayude a caminar en esta compleja tarea de dirigir la estructura de un deporte universal como el baloncesto y sus contínuos desafíos.

Jorge Garbajosa, el líder silencioso, inicia una nueva etapa en nuestro baloncesto. Toda la suerte del mundo.

Tags: