Enviado por Javier Imbroda en
Rescatada del inicio de la web, año 2002

Uno quisiera con este apartado transmitir una serie de reflexiones personales cultivadas a lo largo de los años tras multitud de experiencias, lecturas, la mayoría de ellas desordenadas, y casi siempre tratando de aplicar un sencillo sentido común. No pretendo crear ningún tipo de doctrina, Dios me libre, sino intentar dar una visión como un ciudadano más de los problemas actuales, las inquietudes que uno pueda tener acerca del día a día, de las relaciones personales, familiares, en definitiva de lo cotidiano que a veces nos impresiona, otras nos asquea y otras nos emociona. Vaya por delante mi atención a cualquier sugerencia que me podáis hacer al respecto, me servirá para aprender a conocer mejor, actitudes y comportamientos, míos y de los demás, que redundarán en un mayor conocimiento en diversos aspectos de la vida.

Hoy en día en un mundo tan convulsionado como el que estamos viviendo, a veces te preguntas si merece la pena iniciar diversas reflexiones, pero lo voy a intentar. Presenciamos (referente al conflicto de Afganistán), lo que muchos dicen un enfrentamiento de culturas, y yo digo que más que enfrentamiento, lo que hay es un desconocimiento de culturas que nos hace ser más ignorantes e intolerantes. Qué difícil debe ser, comunicarse para llegar a extremos tan despreciables como es matar.

La Historia nos enseña que no aprendemos de la Historia, y pasan siglos y generaciones, observando el escaso avance en el respeto humano, eso sí, hemos avanzado en diversos campos del conocimiento, descubrimientos científicos que hacen la vida más llevadera, sobre todo en los países desarrollados, (en los países pobres estos avances solo lo perciben por televisión, si es que tienen, es decir, no), nuevas tecnologías que nos permitirán comunicarnos y facilitarnos cualquier planteamiento que nos hagamos, como por ejemplo esta página que está al alcance del que quiera conectarse..., pero, que poco avance en el respeto humano, y que empeño en imponer las ideas a los demás.

Creo que todas las ideas deben ser respetadas, incluso cuando no nos gusten, y tratar de enmarcarlas en un escenario donde haya cabida para todos, pues nada, hay que imponerlas, y a veces que es lo más triste, apelando a la violencia, que es el momento de perder argumentos que en otro marco podrían ser perfectamente válidos, consecuencia, hay que reprimirlo, y así vamos...

Hemos tenido a lo largo de la Historia, diversas revoluciones que han ido marcando el curso de los tiempos, para no alejarnos demasiado: la revolución francesa, la revolución industrial, la revolución rusa..., me he preguntado en numerosas ocasiones ¿para cuándo una REVOLUCIÓN HUMANA? ¿quién o quienes podrían liderarla? la verdad, han sido muchas veces el preguntarme por ello, pero no desespero, tengo la esperanza que algún día esa revolución pacífica y armoniosa se produzca, y si no lo pudiera ver, que le preparáramos el camino a nuestros hijos, pues sería el mejor legado.

Esto es a grandes rasgos lo que pretendo expresar desde esta modesta tribuna, algo así como, apuntes de un inquieto. Acompañaré este comentario con algunas gotas reflexivas que espero os agraden.

Tags: