joan-plaza-1

¿Seguirá Joan Plaza?

Artículo semanal publicado en Diario Sur

Unicaja terminó su temporada. Cayó con honor. Un honor que se echó en falta en el segundo partido, pero unos playoffs tienen estas cosas, cada partido es diferente. Sí sentí la oportunidad perdida en el primer encuentro. El Madrid llegaba muy fatigado y no recuperado mentalmente aún de su decepción en la final four. Se notó en su juego, ya lo padecieron en los cuartos de final frente a un Andorra que les puso muy difícil su pase a semifinales.

Unicaja sin embargo, llegaba a ese primer partido con una buena dinámica, demostrando que el título de Eurocup no había saciado el deseo de seguir compitiendo. Tenía el presentimiento que llegaban en el mejor momento para vencer a un Madrid tocado. Solo la intensidad de Noccioni, su carácter ganador. Por cierto, ¿alguien podría convencerlo de que no se retire?, es más “joven” que algunos jóvenes que se ven por esas canchas. Pues bien, Noccioni y la anotación de Llul, impidieron una victoria que estuvo cercana, aunque me quedara la sensación de que se podría haber hecho más.

El segundo partido fue otra historia. Algunos jugadores del Madrid desaparecidos en combate, irrumpieron cuando más se necesitaba. El partido se rompió en un temprano segundo cuarto con un inconmensurable Carroll, y Unicaja se diluyó como un azucarillo, bajaron los brazos, Plaza se sentó sin volverse a levantar, y ahí terminó todo.

Fue con esa expresión de Plaza en el banquillo con el Madrid pasando por encima del equipo cuando pensé si seguiría o no la temporada próxima. Desconozco qué se le estaría pasando por la cabeza, pero intuyo que no hay nada casual. El día posterior a ese descalabro, SUR informaba que el Emporio Milano estaba interesado en contratar al entrenador. ¿Seguirá?

Es la primera tarea que el club tiene que resolver, la principal. Plaza es un gran entrenador, pero como todos los entrenadores, sufre su desgaste con el tiempo, unos más que otros dependiendo del club donde estén y de los resultados obtenidos. Ese desgaste que le impedía continuar antes del desenlace de la Eurocup. Con el título en las manos cambió el panorama, lo que antes parecía una salida cantada, se convirtió con pleno derecho en reivindicación, y la planificación se puso en marcha con su liderazgo al frente, o eso es lo que todo indicaba.

Tras la eliminación tengo mis serias dudas, y no porque el Madrid no fuera favorito, sino que tal vez esperaba una mayor respuesta. Por ello, no sé si pensará que aquí, más no puede hacer con los medios que tiene. Competir en la liga europea con clubes más poderosos que Unicaja, y tiene unos cuantos, y compatibilizarlo con la siempre exigente ACB y la presión que supone estar entre los mejores, no será tarea fácil. Pero también está la ilusión que compensa muchos déficits, y no sé a qué nivel de ilusión se encuentra su continuidad.

Hay que dejar reposar unos días la respuesta. Una respuesta fundamental para un Unicaja que quiere seguir soñando. El club y su enorme afición, lo merecen.

También puede interesar

Dejar un comentario